Archivo Mensual: noviembre 2014

Ejercicios Cardio Para Todas Las Necesidades

Es sabido que el ejercicio aeróbico tiene numerosos beneficios para mantenerse en forma y gozar de buena salud. Reduce la presión sanguínea, el nivel de glucemia y el colesterol malo; aumenta el colesterol bueno; mejora la actividad pulmonar, la circulación sanguínea y la oxigenación. Todo esto repercute positivamente en las funciones inmunológicas, renales, digestivas y endocrinas; en el buen descanso y el desarrollo intelectual. Como si fuera poco, reafirma los tejidos y tonifica la piel, por lo que también se lo incluye entre los tratamientos para las várices. ¿Algo más? Sí. Fortalece los huesos porque promueve la reabsorción de calcio y reduce el estrés.

Sin embargo, se está comprobando que todas estas genialidades que se consiguen mediante los ejercicios cardio, también mejoran el nivel intelectual y la capacidad de lograr los objetivos que se proponen quienes lo practican. Un par de calzados deportivos, entre 30 y 60 minutos, y 300 calorías es todo lo que necesitas para desarrollar tus aptitudes mentales, perfeccionar la toma de decisiones, conseguir una mayor productividad y tener a la inspiración de tu lado.

Potencia tu mente

Más allá de los beneficios para la salud que hemos mencionado, —con lo que consecuentemente se reduce el riesgo de contraer cualquier enfermedad conocida, especialmente las de origen cardiovascular—, los ejercicios cardio afectan positivamente tu actividad mental.

actividad mental

Numerosos empresarios exitosos siguen sudando la camiseta. El cardio no es una actividad más, sino una de las claves para mantenerlos lúcidos, activos y altamente productivos. Y más allá de su profesión u oficio, el entrenamiento ha mejorado su vida en todos los aspectos, desde su relación social o familiar hasta sus encuentros íntimos.

El desempeño mental resulta promovido por la acción sobre el ritmo cardíaco y el flujo de oxígeno a todo el cuerpo, incluyendo el cerebro. Se produce un aumento en la capacidad para procesar información y tomar decisiones relevantes, mejorando la función cognitiva. Más alertas y más analíticos.

Intenta autoevaluar tu performance en el trabajo comparando los resultados tras una hora de cardio y los que surgen en un día sin ejercicio físico. Concéntrate no solo en la cantidad de tareas que puedes cumplir cada día, sino en la calidad de los resultados. Seguramente confirmarás que demoras menos tiempo en cumplir los mismos objetivos o que superas la cantidad de desafíos, sintiéndote entonces más satisfecho contigo mismo y tu rol como trabajador.

Inventa el tiempo

En algunos casos, la falta de tiempo disponible es la primera excusa para escaparle al ejercicio físico. Muchos ejecutivos carecen de 30 ó 60 minutos diarios para ponerse en forma. Sin embargo, se están perdiendo una oportunidad preciosa de bajar kilos, promover agilidad mental y de dar lugar a la creatividad. El asunto no es disponer de tiempo, sino inventárselo.

inventa el tiempo

En otros casos, no se trata de ejecutivos que no consiguen tener éxito en sus proyectos, sino que la incorporación de la actividad física los vuelve más efectivos con el tiempo. Es una energía mental que los envuelve y determina todos los pasos a seguir, después de haber transpirado la camiseta. Se produce una evolución en la habilidad para focalizarse en un determinado aspecto del trabajo.

Cúrate

De esta manera, el cardio se presenta como un recurso terapéutico que opera en forma semejante a los medicamentos que se suministran para tratar desórdenes y déficit en la atención. Por lo mismo, el ejercicio físico incrementa los niveles de dopamina en sangre provocando un aumento en la velocidad de comunicación entre diferentes áreas del cerebro. Si tu cerebro está trabajando mejor, tienes garantizado gran parte del esfuerzo. Todo esto derivará en una fuerza que contrarrestará toda posible tendencia a la depresión.

Consecuentemente, existen dos tipos de hombres: los que practican cardio y los que no lo hacen. Es decir, los que se benefician de esta actividad física y los que se la pierden.