Nutricion

Los Tres Problemas Principales del Sobrepeso

El sobrepeso se produce cuando una persona aumenta de forma constante sus kilos y excede el límite máximo. Pero como es de imaginar, no es solo un problema sobre la autoestima por la figura, sino que constituye un problema grave para la salud. Hay muchos programas efectivos que pueden utilizarse para reducir el peso extra y regenerar la salud, según las opiniones Desintegrador de Grasa es uno de los más completos que permite alcanzar los objetivos sin medicamentos, completamente natural. Si tienes sobrepeso y no has encontrado el mecanismo para combatirlo, te recomiendo que utilices Desintegrador de Grasa y evites estos riesgos:

Problemas Cardiacos

Uno de los principales daños se produce porque la grasa se sitúa en las arterias coronarias, que son las que llevan la sangre hacia el corazón. Al estar cargadas, se produce una insuficiencia y conlleva directamente a un posible ataque cardíaco.

Trastornos en la Sangre

El problema más común es el Colesterol maligno, producido cuando existen concentraciones anormales de grasa en nuestra sangre, ya que el organismo con sobrepeso pierde la capacidad de funcionar correctamente respecto a los nutrientes. Además, sin duda se puede vincular al sobrepeso, la diabetes 2, se produce cuando el organismo no puede utilizar de forma correcta la insulina y se adquiere gran cantidad de glucosa en la sangre; la hipertensión, presión arterial alta y demás.

Osteoartritis

Como sabemos, todos los organismos tienen un crecimiento máximo y se calcula con la masa corporal, la que indica y regula el peso ideal de una persona. Cuando aparece el sobrepeso, toda la estructura ósea debe cargar con peso extra, desgastando las articulaciones, principalmente las caderas, espalda y rodillas. No solo genera dolor, puede causar inmovilidad.

 

5 Consejos Para Comer Saludable

El secreto para adoptar la comida sana está en incorporarla a la rutina. Las prácticas saludables requieren un periodo de preparación y adaptación, pero una vez asimiladas, se convierten en algo natural.

Seguramente que la primera vez que intentaste practicar ese deporte que hoy manejas de manera casi profesional, no tuviste una experiencia satisfactoria. Al inicio se necesitan una serie de prácticas que colaboren en la construcción de hábitos. Una vez aprehendidas, se vuelven parte de la rutina, imposibles de esquivar.

Muchos inconvenientes que nos surgen a la hora de seguir una dieta, se relacionan con la dificultad de mantener la serie de comidas y horarios estipulados. Con el tiempo, abandonamos las indicaciones alimenticias y volvemos a comer alimentos de baja calidad, en cantidades excesivas, y a cualquier horario del día. Es por esto que siempre resulta más efectivo plantearse un estilo de vida saludable que sea factible mantener a largo plazo.

Entonces, al momento de elegir adoptar nuevos hábitos, resulta imprescindible tener en claro qué es lo que concretamente funcionará en nuestro caso particular. Así como las estrías se pueden quitar, la rutina se puede modificar. Aquí compartimos 5 hábitos para hacer del estilo de vida saludable, algo personal.

  1. Almacena alimentos saludables

Te alimentarás con lo que encuentres en tu alacena, así que llénala de productos sanos. Frutas y verduras listas para comer es la mejor opción: manzanas, bananas, peras, frutillas, etc. Granos integrales como avena arrollada, arroz y panes integrales. Y los mejores bocados para toda hora: nueces, semillas y huevos cocidos. Despójate de gaseosas, galletas y cereales azucarados.

alimentos saludables

  1. Come sentado

El momento de la ingesta de comida es esencial para que el cuerpo reciba los alimentos de manera adecuada para lograr una buena digestión. Siéntate para comer, mastica con lentitud, haz pausas y disfruta tu plato.

  1. Elige beber agua

Elimina las calorías líquidas de tu dieta. Deshazte de gaseosas, bebidas dulces, jugos de fruta envasados. Hidrátate con agua fresca y prueba beber un vaso antes de las comidas, seguramente terminarás llenando tu panza con menor cantidad de alimentos.

  1. Ten a mano snacks frutales

Selecciona las frutas de estación que más te agraden y almacena tu heladera con varios tipos de snacks. Prepara ensalada de frutas, macera pulpa para hacer licuados, helados o batidos, y congela trozos pequeños para saborear durante una noche calurosa. Y no olvides tener siempre a mano fruta para cuando salgas. Una manzana para el trabajo, un pote con frutos del bosque para añadir al yogur, o cubos de durazno para agregar al mix de cereales.

snack de frutas

  1. Incluye vegetales en todas tus comidas

Ensaladas con verduras crudas, vegetales cocidos al vapor, al horno o salteados, tartas de espinaca, zanahoria o calabaza, pueden darle color a tus platos y reducir el volumen de carnes que ingieres. Y en días más fríos, incorpora la sopa de verduras a tus comidas.

 

16 Alimentos Que Te Ayudaran A No Comer De Mas

Las comidas y los refrigerios balanceados son esenciales para conservar un estilo de vida saludable. El problema es cuando los tenemos que complementar con bocados entre comidas porque no nos sentimos satisfechos. Ese consumo extra es el responsable del aumento de peso. Estos 16 alimentos te ayudarán a evitar comer de más porque suprimen la sensación de hambre. Incorpóralos en tus comidas oficiales y notarás la diferencia.

Nueces.

Estos pequeños alimentos contienen grasas que te ayudarán a mantener bajo tu nivel de colesterol. Pero lo más interesante es el alto porcentaje de fibra que poseen, porque se digiere lentamente permaneciendo en un estómago por más tiempo que otros carbohidratos. Almendras, avellanas, bellotas, castañas, etc.

Avena.

Una porción de avena en una de tus cuatro comidas diarias satisfacerá tu apetito durante todo el día. Su alto contenido en fibra, al igual que las nueces, mantendrá llena tu panza por largo rato.

Edamame.

edamame

Esta preparación consiste en vainas de soja sin madurar, hervidas en agua con sal. Media taza de edamame contiene sólo 95 calorías, pero más de 8 gramos de proteína. Los porotos de soja así resultan grandiosos bocadillos para mantenerte satisfecho.

Vegetales de hoja.

Alto contenido en fibra y en agua es lo que ofrecen lechugas, espinaca, acelga, repollitos de Bruselas, repollos, etc. Prepárate una buena ensalada con varios de estos vegetales y queda satisfecho por más tiempo.

Manzanas.

Entre todas las frutas que puedes incluir en tu desayuno o merienda, el fruto del manzano posee mucha cantidad de fibra, agua y pectina, que combinada con agua, forma una gelatina que mantendrá lleno tu estómago.

Especias.

Los platos aderezados con una buena dosis de especias te colmarán más que los que carecen de estas. Al realzar el sabor de los alimentos, promueven una sensación de satisfacción que reducirá tu apetito.

especias

Semillas de lino.

Dos cucharadas de estos diminutos alimentos contienen 5 gramos de omega-3, por lo que si las agregas a tu plato principal, conseguirás sentirte lleno más rápidamente.

Semillas de chía.

También ricas en omega-3, estas semillas te aportarán proteína y fibra, con lo que suprimirás la sensación de hambre. Puedes incluirlas en tus ensaladas.

Porotos.

Bajos en calorías, estas fuentes de fibra y proteína son una buena opción al momento de controlar lo que consumes. Incorpora porotos a tus ensaladas, hamburguesas y guisos.

Salmón.

Al igual que otros pescados, el salmón es rico en proteína y omega-3, con el beneficio de no aportarle a tu cuerpo ni un gramo de grasa. Aumenta la frecuencia de consumo de salmón y notarás cambios en tu apetito.

Huevos.

Alimento que concentra un alto porcentaje de proteína, capaz de mantenerte satisfecho hasta la siguiente comida y aún más.

Palta.

palta

Las grasas monosaturadas de este vegetal versátil te harán sentir lleno. Incluye una tostada untada con palta en tu desayuno o añade una cucharada de palta al aderezo de tu ensalada y disfruta de sentirte satisfecho.

 

Menta.

El intenso aroma de la menta produce una sensación calmante que también suprime el apetito. Una infusión con esta hierba aromática antes del desayuno, te ayudará a reducir las ganas de seguir comiendo.

Sopa.

Antes de las comidas, prueba con una taza de sopa o caldo hecho a base de hueso. Su alta concentración de gelatina ocupará buena parte de tu estómago reduciendo la posterior cantidad de alimento que consumirás.

Yogur.

Otra excelente fuente de proteínas que, en su versión dietética o bajas calorías, te ayudará a controlar el apetito. Incluye una taza de yogur en tu desayuno o merienda.

Agua.

Además de la necesidad del organismo de recibir dos litros por día, beber un vaso de agua antes de las comidas te permitirá diferenciar la sensación de sed del apetito. Muchas veces es líquido lo que requiere el cuerpo, pero al ir directo al consumo de sólidos, ingieres más alimento de lo que necesitas. Por lo mismo, las frutas son una buena opción para incrementar el consumo de agua, especialmente, las manzanas.

Sé más listo que tu lengua golosa: termina con el consumo excesivo de azúcares sin sufrir abstinencia

¿Cómo reducir el consumo de azúcares sin que los antojos me maten? Una pausa en la ingesta desmedida de azúcares no te va a quitar del placer de disfrutar un dulce de vez en cuando. Tu cuerpo tiene la capacidad de adaptarse con facilidad. Mientras más tiempo pases sin comer azúcar, menos abstinencia va a padecer tu organismo.

Pero no por eso vas a dejarla para siempre. Lo mejor es reducirla poco a poco, reemplazando los alimentos con mucho contenido de azúcar, por otros que tengan menor cantidad o cero azúcar agregada, como las frutas. Tu salud te lo agradecerá y sentirás un cambio positivo. Si lo haces en forma paulatina, podrás sobrevivir a los antojos.

Aquí te presentamos una lista de 6 pasos para frenar tu hábito de ingerir azúcar, es decir, para disminuir la bomba de azúcar que te devoras.

  1. Patea la lata de gaseosa. Cada vaso contiene unas 10 cucharadas de azúcar. Primero, reemplaza la gaseosa por una versión dietética, para poder reducir calorías sin dejar de aportar la dosis de bebida dulce a tu cuerpo. Una semana después, haz el cambio: prepárate un jugo de frutas naturales.
  2. Endulza tu yogurt de manera natural. Los yogures que contienen fruta en la parte inferior del pote, poseen al menos 30 gramos de azúcar agregada. Compra la versión de yogurt sin frutas y date una vuelta por la verdulería. Coloca trozos de fruta natural sobre tu porción diaria y alivia a tu cuerpo de las 4 cucharadas de azúcar que le proveía el yogurt con frutas envasadas.                 yogurt con frutas
  3. Come alimentos integrales y granos. En vez de consumir barras de cereales, dulces y galletitas, llena tu alacena con nueces, vegetales y frutas ricas en fibra, como manzanas, peras y frutos del bosque, o granos enteros como las palomitas de maíz. Haciendo este cambio, reducirás unas 10 cucharadas de azúcar.
  4. Diluye el jugo de frutas envasado. Las bebidas a base de frutas representan 10% de azúcar en nuestra dieta. Mezcla tu jugo con una cantidad igual de agua y habrás logrado reducir las calorías a la mitad.
  5. Deshazte de los copos azucarados. Reemplaza estos cereales por granola casera preparada con avena, semillas y frutas secas. Agrega una pizca de miel pura para endulzar. Reducirás 4 cucharadas de azúcar en tu dieta.
  6. Elije tu propio postre. La fruta grillada es un postre exquisito. Una porción de fibra con un toque de dulzura. Puedes probar con duraznos, uvas o sandía. Córtalos en trozos pequeños y colócalos en un pinche de brochette. Ásalos en una plancha.               fruta grillada
  7. Abandona la mermelada. Reemplaza los dulces envasados por un puré de frutas frescas o deshidratadas. Procesa una manzana, ciruela, pera o banana cubre tus tostadas con la pasta resultante. Habrás reducido unas 3 cucharadas de azúcar en tu dieta.
  8. Elige un chocolate con mayor porcentaje de cacao. Puedes seguir comiendo chocolate, pero evita las barras que contienen leche y selecciona aquellos que poseen alto contenido de cacao.
  9. Deja las latas de fruta en las góndolas. La fruta natural y fresca es más rica en minerales, vitaminas y fibras. Además, no contiene azúcar agregada. Procura adquirir frutas de estación para aprovechar su sabor y consistencia justas.
  10. Disminuye el azúcar de tus infusiones. Prueba reducir gradualmente el azúcar que utilizas para endulzar el té, café o mate. Si usualmente le agregas 3 cucharaditas, añádele 2 ½ durante una semana. Luego, sólo 2 cucharaditas. Mantiene esta cantidad durante unas semanas, hasta que hayas acostumbrado por completo a tu paladar y no añores la cantidad que solías usar. Continúa reduciendo de esta manera hasta ¿dejar de añadir azúcar por completo? Un desafío para mejorar tu salud. ¡Inténtalo!