Cómo Tratar A Una Mujer: El Caso De Los Cavernícolas

cavernícolas

Los cavernícolas son popularmente conocidos por priorizar de manera directa y agresiva, el contacto físico. Lo único que esperan es una sesión de sexo con una mujer que los consienta en todo. Esta creencia se basa en el conocimiento efectivo de que los primeros humanos no utilizaban el habla como medio de comunicación, ni tampoco habían desarrollado mucha inteligencia, sino que eran pura fuerza e instinto.

Al principio, yo era de los que hablaban y hablaban dejando pasar el momento de la acción. Cuando me quería da cuenta, ella ya se había ido, aburrida y decepcionada. Era una pesadilla, porque se repetía como patrón en mí. Pero un día, decidí hacer un cambio. Un giro total que modifique mi suerte. Entonces me convertí en un cavernícola para con las mujeres.

La primera vez que actué de este modo fue durante una cita ciega. Interrumpí su oración para besarla. Luego, ella quiso continuar la idea y yo le puse mi dedo sobre sus labios para que se callara, y después la volví a besar. Le encantó. No sé bien qué fue lo que me llevó a actuar de esa manera. Solía ser de esos que esperan y esperan a que llegue el momento exacto. Pero ese día decidí que no iba a esperar más. Y sigo convencido de eso.

beso apasionado

¿Por qué funciona comportarse como un cavernícola? Algunas mujeres se sienten muy atraídas por los hombres que demuestran instinto en primer lugar. Esa atracción primaria las seduce y las cautiva. Les dejamos vivir su lado sexual mediante la identificación que desarrollan con el personaje de las cavernas. Cuando sobran palabras y la racionalidad no tiene lugar, se abre una ventana de pasión en la que nos zambullimos sin reparos. Y lo que realmente nos libera es conocer a alguien que nos permita expresar esta manera de sentirnos.

Cuando ambos están inmersos en la burbuja que crearon juntos, las cosas pueden seguir uno de dos caminos. La estimulación puede provenir de una faceta emocional e intelectual, o desde una perspectiva sexual. El cavernícola elegiría inevitablemente la segunda opción y no se detendría hasta olerle el cabello, besarle la nuca y hacerle sentir cada milímetro de su piel sobre la de ella. No se fijaría en la piel de naranja en las piernas, ni prestaría atención si ella está preocupada por el tamaño de sus pechos. El contacto físico aceptando al otro tal cual es, forma parte de la personalidad cavernícola. Pero una vez que lo haces, no puedes volver atrás. Se terminan las palabras y entran los cuerpos a jugar. Abres la invitación para que ella descubra su lado cavernícola también.

Algunos signos que te harán saber que ella quiere ingresar a tu caverna son:

  • Si se viste de manera especial y se maquilla, estará procurando llamar tu atención y generar sensaciones profundas en ti
  • Si accidentalmente descubre alguna parte de su cuerpo, puedes tomar ventaja de ese descuido
  • Si se roza contigo, sin querer, seguramente está interesada en que el contacto físico se produzca
  • Si tras ser acariciada, responde con determinados movimientos corporales que sugieren que desea más de ti
  • Si se está muy irritable o excitada, seguramente hay un deseo sexual que no está pudiendo contener y que le produce malestar
  • Si te dice que quiere tener sexo contigo, hazlo, pero en silencio.