Sexo De Película

Las escenas de sexo más irreales de las películas.

Seguramente te encantaría que tu vida sexual fuera más “espectacular”, como en las películas. Acercamientos ardientes en momentos difíciles, lucir impecable para ella luego de ser perseguido por tres gorilas, ganar el trofeo mayor (¿ella o el de oro?). Sin embargo, para ser honestos, todos sabemos que hay mucha producción detrás de cada escena. Y esto va también para el sexo de película: la realidad dista mucho de lo que podemos ver en la pantalla. De hecho, muchas de esas situaciones irreales a veces construyen ideas falsas acerca del sexo, y hasta poco seguras. Ridículas, envidiables, imprecisas o inventadas, aquí te mostramos una lista de escenas de películas, que nada tienen que ver con la realidad.

  1. Preservativos invisibles

Nadie piensa, muestra o menciona un preservativo antes de tener relaciones sexuales. Conocemos las consecuencias negativas o inesperadas de esta ausencia: desde enfermedades de transmisión sexual hasta embarazos no deseados. Haz memoria e intenta recordar alguna película en la que él o ella sacaran un preservativo del bolsillo, del cajón de la mesa de luz o de la cartera. Esta manera de invisibilizar a los preservativos crea la falsa idea de que la protección es de origen mágico o sobrenatural. Una idea de lo más peligrosa.

preservativo

  1. El deseo sexual está implícito

Una mirada intensa, un beso apasionado, una caricia en la mano, son suficientes para que los implicados terminen en la cama. Ninguna pregunta, ni comentario, ni intercambio de ideas, solo acción. La comunicación se desvanece y todo fluye porque  presuntamente ambos comparten el deseo, ambos conocen cómo, dónde y de qué manera hacerlo. ¿De dónde tomarán los directores la inspiración para semejantes escenas? Seguro que de la realidad no.

  1. Orgasmos a pedido

No solo ambos tienen su orgasmo exactamente al mismo tiempo, sino que ninguno queda fuera del juego. Se trata de clímax que sobreviene rápida y fácilmente, sin demasiada estimulación, ni posiciones estrambóticas. Diez segundos después de aquella mirada intensa, beso fogoso o caricia, tienes la garantía de que vendrán los orgasmos al unísono.

  1. Arroja todo antes de entrar

Apuradísimos por concretar el acto sexual, los amantes golpean y arrojan todo lo que encuentran en su camino hasta llegar al dormitorio. Cuadros, adornos, vasos  y bebidas caen rodando al suelo intentando llamar la atención de ellos, quienes se desentienden del mundo material de una manera espectacular. ¿Les pedirán que recojan todo al finalizar la escena?

  1. Cambio de posición automático

Las escenas de sexo están tan calculadas que cambiar de posición en la cama o en el suelo resulta casi automático. Cada parte de ambos cuerpos conoce su camino hacia la siguiente postura. Ni torpeza, ni enredo, ni choque entre los amantes. De la postura del misionero al helicóptero en un santiamén, sin empujones ni desconexión alguna. ¡Unos acróbatas!

6. Amanecer impecable

Tras una noche de intensa actividad sexual, ambos participantes amanecen bien peinados, con la piel radiante, sin aliento matutino, ni legañas. En el cuarto de hotel o habitación, no se ven rastros de peluqueros, ni maquilladoras, ni cepillo de dientes recién usado. ¿Cuánto tiempo duraría la película si incluyeran la escena en la que los amantes se deshacen de su transpiración corporal, cabellos enredados y párpados pegados?

amanecer

  1. Sábanas mágicas

Los amantes amanecen perfectamente tapados con la sábana. Ni sus pechos ni sus genitales están a la vista. ¿Alguien los habrá arropado de noche para que no tuvieran frío? Y ella solo debe estirar su brazo para alcanzar su corpiño, porque bien precavida, lo ha dejado a mano (no es cuestión de que tenga que levantarse a buscarlo debajo de la cama).

  1. Penetración exclusiva

La perspectiva unicista del sexo de película sólo tiene en su libreto la penetración como experiencia sexual. Las preliminares son más bien un medio para alcanzar el breve fin, más que una oportunidad de expandir la propuesta.

¿Todavía crees que tu deseo genuino es tener una actividad sexual como en las películas? Seguramente tu performance es superior, en todo sentido.