¿Sirven Los Cigarrillos Electrónicos?

Los avances tecnológicos han llevado a diseñar un sustituto del cigarrillo para quienes quieren, pero no pueden dejar de fumar. El cigarrillo electrónico es un inhalador que simula el consumo de tabaco. Dotado de una resistencia y una pequeña batería, calienta y vaporiza la solución líquida que contiene. Algunos dispositivos liberan aromas, en tanto que otros sueltan nicotina.

Existen diferentes diseños. Están los más parecidos a un cigarrillo común, aquellos que se asemejan a cigarros o puros, y los que simulan pipas. En los últimos tiempos se han puesto a la venta cigarrillos electrónicos cuyo aspecto en nada hace recordar al objeto de deseo de tantas personas. Hay para todos los gustos.

Pros

En tanto alternativa al tabaco y herramienta para dejar de fumar, este dispositivo se posiciona como uno de los más preciados y eficaces. En algunos casos, se emplea con fines terapéuticos para reducir paulatinamente el consumo de nicotina y, en los últimos tiempos, para permitir su uso en espacios cerrados, donde se prohíbe fumar.

Contras

Sin embargo, numerosos estudios están planteando que sus beneficios no se comparan con las nuevas condiciones perjudiciales que les presentan a sus usuarios. En principio, los cigarrillos electrónicos que liberan nicotina, mantienen viva la dependencia a esa sustancia tóxica, incrementando el riesgo a padecer dificultades cardiovasculares y enfermedades respiratorias, tal como lo hace el tabaco. Al igual que el hábito de fumar tradicional, el vapor que emanan estos dispositivos electrónicos, contamina el aire y afecta también a las personas que lo circundan.

vapor cigarrillo electrónicoUna de las consecuencias de la inhalación del vapor que liberan los cigarrillos electrónicos es la disminución de la capacidad de combatir resfríos. Al estar expuestas a esas emanaciones, las células producen más cantidad de proteínas inflamatorias, reduciendo su capacidad de repeler infecciones. El resultado: mayor propensión a padecer enfermedades.

La pregunta es ¿cómo es posible que el vapor afecte las defensas naturales del organismo? Se ha comprobado que hasta los cigarrillos electrónicos que no liberan nicotina, provocan este efecto negativo sobre el sistema inmunológico.

Entonces, ¿qué hago?

De acuerdo con estas investigaciones y resultados, las personas que padecen asma, han tenido neumonía, o presentan dificultades para sobrellevar resfríos, deberían prescindir por completo de este sustituto para el tabaquismo. Para ellas y para todos, compartimos estos consejos para dejar de fumar:

  • Átate los cordones: para sobrellevar el deseo de fumar, prueba con hacer ejercicio o incrementar el tiempo que le dedicas. Además de ayudar a focalizarte en otra actividad y dejar de pensar en el tabaco, transpirar la remera te hará sentir más vital, con más energía y contrarrestará tus deseos impulsivos.

dejar de fumar

  • Utiliza el teclado: compartir tus experiencias a través de plataformas sociales te permitirá expresar tus sentimientos y darte cuenta de que no estás solo. Miles de personas se encuentran en la nube porque ven en las palabras de los otros, sus propias experiencias. Asimismo, juntarás más coraje para lograr tu objetivo, si sientes que hay alguien más que está peleando por lo mismo.
  • Mastica más: la relación entre el deseo de fumar y las ganas de comer es muy estrecha. En este sentido, los psicólogos hablan de ansiedad oral para representar ambos hábitos. Por lo tanto, incrementar el consumo de frutas y verduras te ayudará a compensar esa falta de tabaco, sin alterar tu peso corporal.
  • Bebe leche: el consumo de este producto lácteo deja en tu boca un sabor tan intenso, que reduce tus deseos de fumar. Además de proveer proteína, beber más cantidad de leche reducirá tu nivel de ansiedad por el tabaco.
  • Descárgate una app: existen numerosas aplicaciones gratuitas que puedes descargar en tu dispositivo móvil para dejar de fumar o reducir el consumo de tabaco. Las más populares te ofrecen estadísticas relacionadas con el tiempo que transcurrió desde tu último cigarrillo, la cantidad de unidades que no has fumado desde entonces y el dinero que, por consecuencia, te has ahorrado. Asimismo, te irán informando acerca de los beneficios que estás adquiriendo en forma paulatina. Como si fuera poco, te pondrán en contacto con otros que están atravesando la misma situación, con los que podrás comunicarte y compartir experiencias.